Bottas: Congelados en el semáforo.

Valtteri Bottas, Mercedes, Red Bull Ring, 2017

En Fórmula Uno se gana en cuestión de milésimas de segundos. Se gana por asuntos como un roce mínimo que te deje fuera de carrera, porque un rodamiento haya afectado tu magnífica caja de cambios por una tolerancia de un micrón en alguna viruta de metal. Se gana y se pierde por esas cosas. Pierde, si el ampollamiento de una especie de “acné” en tus gomas es capáz de afectar tu ritmo de giro en 0,2seg por vuelta. Se pierde si una goma espuma de tu cockpit se suelta, o porque un disco de freno haya recibido demasiada presión en solo 30mts de mas. Así; Bottas ganó por dejar a todos estáticos en el semáforo de largada. A comentaristas, observadores, rivales y comisarios. Para ello, fue el mas rápido en la calificación mientras su compañero tenía que digerir su inexacta suerte, esa que le ha relegado del podio en dos carreras consecutivas y abierto una brecha de 20 puntos en su contra por el campeonato del mundo.

Valtteri probó su valía corriendo con energía y exactitud. Unió principio con final algo no muy sencillo ni usual en Zeltweg que tras la catatónica primera vuelta que marginó a protagonistas como Verstappen o Alonso, se volvió una tediosa procesión con solo valor táctico y que volvió a la vida en los diez giros finales para dejar en el talento humano, la resolución del Gran Premio austríaco.

También se demostró que la psiquis de Vettel esta intacta. Ajeno al barullo de redes sociales e impávido ante acusaciones de toda índole, el alemán tiró de su SF70H como pudo y hasta donde pudo. Afortunado, porque se habrá dado cuenta que tras Mónaco el testigo de rendimiento lo tiene Mercedes solo que a un costo inexacto en fiabilidad. Y afotunado también porque la tibieza de la Federación Internacional de Automovilismo le valió ese podio que no habría sido tal con una pena mas dura en Baku.

El “Red Bull Ring” tuvo su consuelo con Ricciardo asestando su quinto podio en fila. Que casualidad que Verstappen, el prodigio dorado, tenga ese mismo número de abandonos en el año. Los energéticos siguen subiendo la apuesta sobre Ferrari y Mercedes y cuesta imaginar que no ganen en algún punto del resto de temporada tras la bandeja de plata que Baku resultó para el australiano. Notable.

Para Hamilton, las cosas tienen un color gris como su auto. Queda mucho campeonato pero Vettel esta preciso, conciso y decidido. La avanzada italiana solo tiene un flanco débil a la vista, Raikkonen, culpable directo de que en el tablero de constructores no este Ferrari a la par de Mercedes. Por cosas como esta y muchas mas, el campeonato tiene aún mucho que decir pues Lewis no lo dejará así de sencillo. Mercedes necesita sacar mas milésimas a la W08, Ferrari hará lo propio.

En Silverstone nuevamente todo será cuestión de perfección. El mínimo resquicio y pierdes.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Día a día, Los "Después" de los GP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s