Baku: Ha nacido el juego de tronos

Cuando me preguntan en los últimos tiempos porqué me gusta tanto la Fórmula Uno, la mejor manera de definirlo es que es un paralelismo de la serie “Juego de tronos” de la que me he convertido en asiduo televidente…

El viernes, los chicos de Red Bull pero especialmente Max Verstappen, pusieron en escena un inesperado dominio. Mas allá de las habituales justificaciones técnicas que significa conseguir esos cronos con menos gasolina y compuestos mas duros, algo había en los monoplazas austríacos que -casualmente- tenían la última “spec” de Renault que garantizaba unas décimas por vuelta.

Sábado. Hamilton cuelga una pole de tal magnitud, que el mismo Lauda se deshizo en elogios al tildarla de algo asombroso y paranormal. Ante la poca homogeneidad Ferrarista y un Vettel nervioso en los caprichosos márgenes del trazado, la primera fila quedó sentenciada para las estrellas de plata dejando a Ferrari en solo confiar en el ritmo de carrera. Detrás, Red Bull diluía un poco su “show” del viernes y aparecían como es usual Force India y Williams.

Personalmente no me gusta una carrera en Azebayian por las características políticas del país. Siempre he querido ver competencias en suelos democráticos y prósperos no en balde, disfruto demasiado un Gran Premio en Canadá. Sin embargo, el Baku es una cosa tan extraña, tremenda y radical que merece el aprecio. Combina la urbanidad de Mónaco con las interminables velocidades de Monza embebido en un ambiente medieval y algo de los rápidos circuitos urbanos de EUA como Long Beach por decir algo.

Desde que largó y hasta que teminó fue un episodio de la marcha a Invernalia. Mercedes quedó herida con la confusa aspereza entre Bottas y Raikkonen. Ferrari dejó a un Vettel impotente en seguir la estela de Lewis. Parecía que aquello sería una procesión. Pero no fue así.

Tres autos de seguridad, una bandera roja, un incidente de tono grave para un tetra campeón del mundo y múltiples incidentes entre pilotos y equipos, nos dejaron exhaustos y con la convicción de que el resto de la temporada será mas avasallante de lo que ya se preveía.

El punto negro, oscuro, denso, es justamente la tibia intervención del comisariado al asignar una pena de 10 segundos a Vettel detenido en boxes. Por mucho que se quiera “Proteger” al campeonato, el unísono de las redes sociales con expertos y aficionados comunes clamaba una bandera negra para el alemán. Si bien Hamilton usó su táctica de retención sobre el auto de seguridad, no existe regla alguna que pueda limitarlo en tal actitud. No fue deportivo, no fue magnánimo pero la Fórmula Uno no se trata de eso. Lewis entiende perfectamente el lenguaje de usar en pista todas las herramientas al límite sin cruzar la franja de la indolencia o la agresión. Lo hizo con su entonces coequipero en Abu Dhabi 2016. Vettel a cambio, pierde los sentidos en un santiamén. El impacto “repreviso” del germano, cambió la escena y la dirección de carrera solo asestó una tibia penalidad justo en el momento que Lewis tenía que regresar al cajón de boxes por un problema técnico en su cockpit. ¿Casualidad?

Recuperado los líderes al 4to y 5to lugar como posiciones finales, las incidencias retrajeron a Ricciardo que sufrió una parada temprana cayendo al 17 y emergió como el ganador. Increíble el don del australiano que en un reinicio tras salida del auto de seguridad maniobró sacando a los imponentes Williams de escena y a los corajudos Force India. Cada reinicio, era una pesadilla para Vettel mientras que Hamilton comandaba sin titubeos hasta su ingreso a boxes.

Para mas, el canadiense Lance Stroll ha demostrado que el “switch” cerebral que tanto necesitaba se ha materializado. Rápido todo el fin de semana, por milésimas mas que Massa, iba a obtener el segundo lugar a no ser por una llegada en donde su acelerador necesitó de mas presión en solo los 300mts finales. Confieso, que aún dudo de la maniobra, me he temido una rápida decisión de “real politik” por parte del estrado de Grove para beneficiar a su motorista.

Bottas fue otro que remontó de manera espectacular cuando parecía que la oscuridad de la zona media era su destino final. Prolijo resultado para los germanos a fin de cuentas tomando en cuenta el caos que pudo haber sucedido en el tablero de puntos.

Ha sido una carrera excepcional que dejará humeante el entusiasmo generalizado. Las cifras de Austria en audiencia serán de seguro grandes. Liberty Media además, notará un poco como los despachos de sus asociados de FIA se manejan. Y de pronto el escenario del paddock con todos los movimientos de fichajes que se auguran mas las telarañas de constructores y equipos, quedan atrás para dedicarnos pura y duramente a lo que nos gusta: La competencia al máximo nivel.

(Foto de F1Fanatic Uk)

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Día a día, Lance Stroll, Los "Después" de los GP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s