La silla de ruedas de Ferrari

Sebastián Vettel ganó el Gran Premio de Mónaco. Eficiente, preciso, capáz. Sin embargo él y la dirigencia italiana saben bien que no fue obra suya de un todo. Por algún misterio, Kimi Raikkonen fue especialmente rápido en Montecarlo este fin de semana. El finés, recorrió las libres encontrando su máxima forma en la calificación cuando estuvo coqueteando con el 1:11 de manera asombrosa. Era pues, el Kimi que se extrañaba desde su mejor forma en 2007 o bien en 2013 con Lotus y su retorno tras las aventuras fuera de la Fórmula Uno.

Ferrari repitió con precisión quirúrgica una estratagema que ha ensayado muchas veces. Sacrificó a su número dos para dar respaldo a su número uno. Y es que Vettel ha estado fantástico este año, optimo, velóz y entregado. El “coaching” aprendido de su mentor Schumacher ha sido aplicado porque sabe que además, tiene a un magnífico auto en su cockpit. Y olfatea el desconcierto del rival máxime, con el tremendo papelón para Hamilton y su insólita repetición del drama en Socchi cuando reglar a su Mercedes era un asunto realmente rompedor de cabezas.

El punto es que la historia se repite: Casualmente en Alemania 2001 Ferrari aplicaba el “Fernando is faster than you” a Massa para que el español llevara la victoria en el último 1-2 ferrarista. Vettel -es cierto- trabajó genialmente, cumplió con relojería suiza la estrategia oculta tras un stint optimo y ganó su segunda gesta en Montecarlo.

En los despachos de Arribavene y mejor aún de Marchionne no existen los titubeos que hubieron en la era Di Montezemolo – Domenicalli. La oportunidad estaba servida para ganar 7 puntos adicionales de mucho peso. Hamilton tiene ahora 25 detrás y Kimi es solo un relleno, una goma espuma para dar confort a los intereses del equipo. Acá nadie va a razonar lo que habría significado respetar la victoria al pragmático volante por demás extremadamente popular (mas que Vettel por mucho) aunque lo menos que quiere es ser valorado por razonamientos técnicos de mercadeo. Eso tampoco importaría a Enzo que difícilmente entendería de valor de mercado. Tal como su discípulo Ecclestone.

Kimi se lo ha buscado. Su permanencia en Ferrari era algo muy discutido ya desde 2015. Sus cronos, su rendimiento general estan muy por debajo de sus mejores días. Pero apareció su empatía con la SF70H y la misma es arrumada. Su usualmente inexpresiva manera de ser, mostró el sábado apenas terminó la pole que no quería lidiar con las “estupidas especulaciones” de los periodistas. Pero el domingo en el novísimo estrado de Montecarlo sus manos a la cintura y esos dos segundos de encuentro de mirada con Vettel fueron suficientes para clarificar que por dentro, iba la procesión.

Ferrari le sentó en la misma silla de ruedas que alguna vez alojó a Massa o a Barrichello. Le destruyó las piernas y luego le ofrece el consuelo. Es el genuino legado Enzo. Para ello todos quieren correr allí…

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Día a día, Ganadores y perdedores, Kimi Raikkonen, Los "Después" de los GP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s