Ferrari busca reencontrarse con su esencia.

La salida de Luca Di Montezemolo en 2014 fue el cisma de toda una serie de cambios que envuelven a Ferrari mas allá de la Fórmula Uno. De hecho, las implicaciones de dicha movida ha tenido marejadas dentro de la gran estructura que rodea al mítico equipo de Maranello. Política, poder, resultados. Tres palabras que envolvieron a Luca, todo un verdadero pupilo del “Commendatore” con muchos años a cuestas. Años con -Por cierto- muy buenos frutos maduros.

A lo hecho pecho. Los cambios gestados por Marchionne defenestraron toda movida viva que Di Montezemolo hubiese dejado -Matiacchi- y colocaron gente afín a otros ápices de organigramas de poder dentro de la marca italiana. El encargado es Maurizio Arrivabene de la “Gestión deportiva” la misma que fue gestionada sin mayor brillo por Stefano Domenicalli, ficha de Di Montezemolo.

Luca dejó legados. Uno de ellos es Raikkonen que persiste en un segundo año. Kimi estuvo irreconocible al lado de Alonso. Fernando por su parte salió en medio de conflicto con un sustituto de nivel: Sebastián Vettel. El germano intentará con poca duda emular la gesta que su mentor Schumacher obtuviera en los hermosos cielos de gloria teñidos de rojos para Maranello, Ah sí, aquella década del 2000…

En Maranello se ha sufrido del mismo problema que en sus pares de Woking: Subestimar a rivales innovadores como Red Bull y Mercedes. Aunado a ello el desconcierto de una estructura vacilante, heterogénea concibió autos carentes de prestaciones topes, robustos, fiables pero no mas allá. De eso se encargarán varios como James Allison. La estructura técnica fue remozada en varios cargos claves. La SF15T será la primera real Ferrari que consolidará los últimos cambios de unos 18 meses de gestación.

El propulsor V6 fue eficaz en su año debut. La idea es concebir un chásis con aerodinámica de punta. Las quejas quedan atrás, el mundo de la Fórmula Uno saben que hay mucho presupuesto y bastante patrocinio pese a todo. Las exigencias están allí.

Que todo haga caldo dulce en 2015 es difícil de imaginar. Allí tenemos la expectativa razonable de Arribavene: Dos victorias. Es un retroceso con sabor a futuro. Es la búsqueda interminable de la esencia por enrarecidos que sean los tiempos que se viven…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ferrari

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s